Como es costumbre, la hermandad  celebró el pasado viernes la fiesta de la Exaltación de la Cruz, eucaristía que se constituyó en función principal de la hermandad.  Oficiada por el director espiritual, José María Osborne,  y  cncelebrada por el sacerdote José María Berraquero, hermano número uno de la cofradía, junto a otros presbíteros Marianistas, la misa se revistió de la solemnidad acostumbrada, exponiéndose a la veneración de los hermanos la reliquia del Lignum Crucis. Tras el juramento de los hermanos y al final de la celebración, se dio a besar la reliquia. 

 

COMPARTE:
Facebooktwittermail

Tu dirección de email no será publicada. Campos marcados son obligatorios *

*

Simple Share Buttons