Buenos días. Hoy es 18 de Junio, Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo.

Texto del Evangelio (Jn 6,51-58): 

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: «Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo». 

Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?». Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Éste es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre».

Palabra del Señor.

Reflexión:

El Beato Papa Pablo VI hizo en 1968 la siguiente profesión de fe: “Nosotros creemos firmemente que, como el pan y el vino consagrados por el Señor en la Última Cena se convirtieron en su Cuerpo y su Sangre, así también el pan y el vino consagrados por el sacerdote se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo; y creemos que la presencia misteriosa del Señor, bajo la apariencia de aquellas cosas, que continúan apareciendo a nuestros sentidos de la misma manera que antes, es verdadera, real y sustancial.

“En este sacramento, Cristo no puede hacerse presente de otra manera que por la conversión de toda la sustancia del pan en su Cuerpo y la conversión de toda la sustancia del vino en su Sangre, permaneciendo solamente íntegras las propiedades del pan y del vino, que percibimos con nuestros sentidos. La cual conversión misteriosa es llamada por la Santa Iglesia conveniente y propiamente ‘transubstanciación’. 

“El pan y el vino, realizada la consagración, han dejado de existir, de modo que, el adorable Cuerpo y Sangre de Cristo, después de ella, están verdaderamente presentes delante de nosotros bajo las especies sacramentales del pan y del vino, como el mismo Señor quiso, para dársenos en alimento y unirnos en la unidad de su Cuerpo místico.

“La única e indivisible existencia de Cristo no se multiplica, pero por el sacramento se hace presente en los varios lugares del orbe, donde se realiza el sacrificio eucarístico. La misma existencia, después de celebrado el sacrificio, permanece presente en el Santísimo Sacramento, el cual, en el tabernáculo del altar, es como el corazón vivo de nuestros templos. 

“Por lo cual estamos obligados a honrar y adorar, en la Hostia Santa que nuestros ojos ven, al mismo Verbo encarnado que ellos no pueden ver, y que, sin embargo, se ha hecho presente delante de nosotros sin haber dejado los cielos.”

“Oh, Jesucristo, Señor y Redentor mío, creo firmemente que estás plenamente presente en todas las Hostias válidamente consagradas en todo el mundo de un modo inefable en toda tu divinidad y tu humanidad.”

FELIZ DÍA DEL SEÑOR.

COMPARTE:
Facebooktwittermail

Tu dirección de email no será publicada. Campos marcados son obligatorios *

*

Simple Share Buttons